viernes, enero 12, 2007

Impuestos privados versus impuestos públicos


Recientemente el ex presidente Patricio Aylwin ha planteado la necesidad de revisar la estructura tributaria existente en Chile y no pocas voces se han levantado a favor de revisar las políticas anti impuestos que se han instalado en Chile como dogmas religiosos. Por cierto, el ministro de hacienda, Andrés Velasco, se apresuró a desechar radicalmente tal posibilidad. No es para menos, puesto que él está allí como el ángel guardián del modelo de concentración de la riqueza que favorece fundamentalmente a la pequeña elite financiera que se enseñorea en este país como en los mejores tiempos del feudalismo.

Chile es uno de los países con mayor desigualdad y esto se explica, en parte, por el tremendo desequilibrio en la carga tributaria. El IVA que cae con mayor fuerza sobre los sectores más desfavorecidos de la sociedad, constituye el pilar fundamental de la recaudación tributaria, siendo más del 40% de los ingresos del Estado, mientras que el impuesto que pagan las trasnacionales y los grupos económicos es prácticamente despreciable. Un ejemplo nada más: mientras el grupo Angelini tiene ventas que equivalen al 6% de todo el ingreso del país, apenas contribuye con el 1% de los ingresos tributarios.

No obstante lo anterior, a pesar de que Chile puede considerarse un país que paga pocos impuestos, en comparación con los países de alto desarrollo, es bueno hacer una distinción que nadie ha hecho hasta el momento.

Como se sabe los impuestos constituyen una extracción en favor del Estado sobre el ingreso que generan los ciudadanos. La idea con estos impuestos es financiar lo que se llaman bienes y servicios públicos. Sin embargo, a pesar de que en una economía de mercado relativamente competitiva se considera legítimo que las empresas obtengan ganancias, también es cierto que en las economías que funcionan con altos grados de monopolio, como es la economía Chilena, existen utilidades extraordinarias o extracciones al ingreso de los ciudadanos, más allá de lo técnicamente apropiado.

Por lo tanto, es posible señalar que las utilidades extraordinarias que obtiene la gran empresa monopólica constituye un tipo de impuesto de carácter privado que no se explica por la mayor productividad del capital sino por la posición de poder de la empresa.

La diferencia es que estos impuestos privados se utilizan para afianzar la posición de dominio y control de los grupos económicos, así como todo el conjunto de privilegios que de ello se deriva, mientras que los impuestos públicos se destinan a financiar el desarrollo, la educación y la salud pública.

En Chile la carga de impuestos no es baja sino muy alta y fundamentalmente esta carga está concentrada en los impuestos privados y no públicos. Esto obviamente contribuye a la concentración de la riqueza y a la enorme desigualdad. Es hora de entender esta importante diferencia y hacer más preponderantes los impuestos públicos que los privados si es que Chile aspira a un verdadero desarrollo.

Marcel Claude, Economista.

17 Comments:

Gabriel said...

Saludos desde Arica:

Me llamo Gabriel Foppiano y soy estudiante de 3° año de historia y geografía de la Universidad de Tarapacá. Me parece muy interesante tu trabajo y tu visión de la economía. Esto porque mi interés es la historia económica y social en contraposición de la historia tradicional que es meramente política. A partir de ello se que Chile historicamente ha sido una colonia, primero de los españoles, luego de los ingleses y ahora de los yankees, ya que nuestra economía siempre ha consistido en exportar materias primas e importar manufacturas que son hechas con nuestros propios recursos, en desmesdro de un desarrollo endógeno e independiente a través de la industrialización. Solo con Balmaceda, Pedro Aguirre Cerca y Salvador Allende se trató de revertir esta situación pero por diversas causas entre ellas la reacción de una minoría estos intentos fracasaron. Ojala algún día el pueblo de chile comprenda que el neoliberalismo va en su total perjuicio, pero para eso se necesita mucho trabajo. Por esto los profesionales con una visión crítica y alternativa a lo que hoy impera son fundamentales, y cuando saque mi carrera espero aportar a la conciencia y al desarrollo de esa mirada distinta. Ojala sigas trabajando así y que hagás lo imposible porque tu opinión sea escuchada en los medios a pesar del bloqueo que se le hace a personas críticas del sistema.

Mucha Suerte

Hasta pronto

Anónimo said...

hola marcel, mi nombre es jonathan indo y quiero hacerte una pregunta respecto a tu último texto "impuestos privados v/s impuestos publicos", allí tu haces una distinción cuantitativa entre estos dos impuestos que no me quedo del todo clara. Cuando hablas de impuesto privados, si te refieres al impuesto cobrado por el estado de chile a esas empresas privadas, ¿se trtaría de una desproporción de lo pagada por ellas en comparación con el impuesto que pagan las personas que no obtienen tal cantidad utilidades?
me interasaría me aclararas esta duda.
últimamnete me ha guiado por tus referencias política-económicas y recién supe de tu blog.
saludos..

Anónimo said...

es una lástima que estos temas que manejas con tanta soltura sean eliminados del debate y de la "agenda pública - término mentiroso ya que el único que controla la agenda es el Mercurio - . Comparto el comentario del estudiante de historia, necesitamos de profesionales y de una ciudadanía crítica, que sea capaz de entender que está en sus manos que tipo de desarrollo y sistema político quiere para su país. Ojalá que este año 2007 puedas visitar la Escuela de Periodismo de la Usach, hacen falta voces críticas entre medio de tantos axiomas gastados y obsoletos, que sólo privilegian a una minoría, saludos

Simón Pérez
Estudiante de Periodismo
Usach

Gonzalo Canessa said...

Cambiar el modelo economico, cambiar el modelo economico, cambiar el modelo economico, es lo unico que siempre escucho, que proponen????? como terminamos con la desigualdad???? Vamos a matar a los mas pobres???? o mandamos a matar a los ricos nivelando hacia abajo????. La unica forma de aminorar esa desigualdad es teniendo mejor y mas capital humano. Ese ejecutivo que gana 45 palos, no va a ganar 45 palos en un futuro si hay gente mas capacitada para ser un excelente ejecutivo, va a ganar 8 palos. Para mi el problema es el como se distribuyen los recursos, como se manejan los incentivos a la hora de establecer reformas e inyectar recursos en educacion, lo cual hasta al momento no se ha hecho bien, sino mal. Hay que tener cuidado a la hora de establecer leyes/reformas/etc, que sin duda pueden estar buscando mayor igualdad, pero lo logran??? no estaran desincentivando otras actividades???, creo que hay que tener cuidado ya que queriendo beneficiar a los ciudadanos se puede estar logrando lo contrario, perjudicarlos.

Anónimo said...

yo creo que ahora se está con la ló gica de matar a los pobres, en el sentido de no entregarles ni las condiciones básicas para una vida que roce lo que se conoce como dignidad. Y esto no tiene que ver ni con retórica de izquierda gastada ni "populismos", sino con realizar reformas al sistema que se aplican en la casi totalidad de países que Chile idolatra como dioses. adiós

Simón Pérez

rodrigo díaz said...

Felicitaciones Marcel por establecer una distinción que deja al descubierto la indignante concepción que rondaba en las mentes de quienes diseñaron el modelo neoliberal chileno.
Un saludo
Movimiento de los Des-concertad@s
www.des-concertados.blogspot.com

M. Nicolas said...

Marcel-
Aplícate con una (o más) preguntas para el formulario de plebiscito sensual nacional...Y que sea ingenioso...http://plebiscitonow.blogspot.com/

Saludos de las Curves

José Luis Contreras said...

El país no apuesta al desarrollo con la tremenda inequidad que tenemos.

Anónimo said...

Somos re-buenos para criticar y criticar, sin embargo pocas veces proponemos soluciones. La pobreza en Chile es el origen de todos los males y se me ocurren algunas soluciones:

Problema Nº1: ¿CHILE ESTA SOBREPOBLADO? Los sueldos jamás van a mejorar mientras haya tanta gente presionando por empleos y sin capacidad para auto-gestionar trabajo remunerable. Existe un hecho innegable: El Estado Chileno no tiene la capacidad profesional para enfrentar el desempleo.

No se puede pretender tener una sociedad honesta, transparente y justa cuando tienes a más de diez millones de chilenos viviendo con sueldos en torno al mínimo, En un país que cuando cuenta a los cesantes, incluye a todos los que ganan ese sueldo mínimo (practicamente simbólico) como trabajadores con empleo. Incluso, si duplicamos ese sueldo mínimo, no alcanza ni siquiera a ser un subsidio de cesantía en un país civilizado, como España, Australia, Alemania, etc.

Si contáramos a esos “seudo-trabajadores” como beneficiarios de un seguro de cesantía (por que no podemos pretender que eso sea un sueldo”), tenemos que en Chile hay un 70% de cesantes…repito….un 70% de cesantes.

Primera medida: Regular de una vez por todas la inmigración ilegal y no calificada. En los países “civilizados” , si quieres contratar a un extranjero, debes demostrarle al Estado que has hecho todos los esfuerzos para conseguir a un compatriota que desempeñe el trabajo ofrecido y que ha sido imposible encontrarlo. En cambio en Chile tenemos decenas de miles de trabajadores que llegaron y se quedaron a la fuerza, aumentando la presión sobre los ya deprimidos sueldos.

Los únicos beneficiados con este exceso de chilenos o extranjeros, son las grandes empresas que tienen un oceano de trabajadores a precio de huevo.

En otro mail propongo hablar sobre otra solución a este problema: El Control de la natalidad: Las familias con más hijos en Chile, tienden a ser las más pobres.

Antonio Alarcón.

quintacolumna.wordpress.com

Anónimo said...

Acabo de escuchar con estupor la noticia de que la Asociación Nacional de Agricultura pretende gestionar la inmigración de obreros de baja calificacíón desde países fronterizos.

Esta barbaridad solo es posible en un país manejado por personajes tan increiblemente codicioso como los empresarios agrícolas chilenos.

En los píses desarrollados que son potencias agroindustriales también ocurre el fenómeno de la inmigración para llenar puestos vacantes en la agricultura; sin embargo, los temporeros en países como Nueva Zelanda, Australia; Irlanda; etc, ganan como mínimo sueldos pagados por hora de trabajo equivalentes a uns $800.000.- pesos; en cambio, en Chile, en vez de subir los sueldos, prefieren llenar de inmigrantes sin calificación que ya saturan los servicios públicos y la mayoría llegan como ilegales.

El argumento es siempre el mismo, si pagamos más, perdemos competitividad… cabe preguntarse, ¿entonces por que Australia, Nueva Zelanda; Irlanda, etc, le dan barraca a Chile en utilidades y rentabilidad en las exportaciones agroindustriales?…Por el contrario: Esos países están borrando del mapa Los productos agrícolas de Chile, entre ellos el vino, cuyo rival Australiano se lleva todos los galardones. ¿No será que junto con vender un producto hay que vender un país?.

Cuando un consumidor piensa en Australia, evoca imágenes de parajes exóticos, canguros, fauna salvaje y sobre todo piensa en gente amable y feliz que progresa; en cambio, cuando se piensa en Chile, las coincidencias llegan hasta la belleza de los paisajes, a medida que se sigue degustando la copa, vienen a la mente las imágenes de obreros mal pagados, jornadas inhumanas, condiciones sanitarias horrorosas, miseria, enfermedad, abandono y discriminación. finalmente, en vez de degustar un elixir agradable, se termina apurando el trago amargo.

Enrique Musso

quintacolumna.wordpress.com

rokha said...

SALUDOS MARCEL..

A CONSTRUIR EN CHILE UN FRENTE AMPLIO ANTINEOLIBERAL. ES LA CONSECUENCIA LOGICA DE NUESTRA ESTRUCTURA ECONOMICA, Y DE NUESTRA HISTORIA..

SALUDOS
MEULEN..
Http://www.trincherasur.info

MarxceloValdes said...

Gracias estimado por sacar la voz siempre..saludos.admirablemente.

Enezeus said...

Primera vez que llego a tu blog, interesante tus artículos, sin embargo algo para análisis, mío también:

"IVA que cae con mayor fuerza sobre los sectores más desfavorecidos", personalmente pienso que no, creo que quienes consumen más,les "duele" más el Iva.
En cambio, pienso que un trabajador con una remuneración pequena, les es más doloroso que le retengan el 20% aprox.(AFP, Isapre) de su sueldo.

Una mala costumbre en nuestro país es decir que el empresario da trabajo, cuando todos sabemos que las LAS EMPRESAS dan trabajos,no el empresario o inversionista. Por esa razón pienso que las rentas a personas naturales deben ser más justamente gravadas y que las empresas e inversiones sigan generando trabajo.

"con baja cesantia y trabajo se sale de la pobreza" Afirman algunos, es cierto,sin embargo no ayuda mucho el tener un 0% de cesantía si solo las
migajas de la riqueza generada queda en los bolsillos del trabajador, es decir, si los sueldos son bajos.

Todo esto en relación con la distribución del ingreso y pobreza en nuestro país.

Enezeus

LinuxMfG said...

Hola "jonathan indo"... el impuesto privado es aquel que se "genera" de la posicion de poder que tienen mercados oligo-, duo- o monopolicos, pues esas empresas son capaces de subir los precios hasta limites insostenibles. Si un mercado es competitivo el precio sera considerablemente inferior a un mercado duo- o monopolico... el diferencial es lo que Marcel (y todos los libros de economia) define como impuesto... o sea el valor pagado mas alla de lo tecnicamente apropiado.

LinuxMfG said...

pienso que un trabajador con una remuneración pequena, les es más doloroso que le retengan el 20% aprox.(AFP, Isapre) de su sueldo.

COMETES UN ERROR GARRAFAL, pues esos descuentos NO estan definidos como IMPUESTOS. Bueno seria que le echaras un ojo a algun diccionario economico.

enezeus said...

Hola Xuqnip!
Obviamente que NO son impuestos, me refiero al poco dinero que queda disponible para un trabajador con sueldo minimo y por eso hablo de retención.
Aunque un diccionario economico en espanol te lo agradecería :-)

chao navegador!

Anónimo said...

Interesante post, estoy de acuerdo contigo aunque no al 100%:)