domingo, agosto 26, 2007

¡No hable! Usted no sabe economía


(El Mostrador.cl 26 de Agosto de 2007)

Si escuchar los dichos de la senadora Matthei no fue aún más sorprendente, es porque no es la primera vez que escuchamos a algún economista dueño de la verdad, explicando las cosas que se pueden y no se pueden hacer en políticas públicas. En el tema puntual que nos convoca, Matthei dice que cualquiera que sepa economía sabrá que no se puede aumentar el salario mínimo, pues disminuye las posibilidades de los desempleados de conseguir trabajo. Hay tres precauciones que un economista responsable debe tomar. Ella no las tomó.

Primero, antes de aplicar cualquier manual, entender lo que se está discutiendo: La sugerencia del obispo era una sugerencia moral, no una propuesta de política pública. Él opinó que lo éticamente correcto sería que de las ganancias que reciben los empresarios, ellos por su propia voluntad entregaran una parte a sus trabajadores que percibían el salario mínimo. Por lo demás, nos perece un reclamo ético absolutamente pertinente, pues no resulta aceptable que existan empresas con grandes ganancias-capaces de pagar mejores sueldos- que tenga a sus trabajadores en paupérrimas condiciones laborales.

Segundo, no quedarse en la teoría básica y estudiar la realidad: La "obviedad" que el obispo no sabe, no es ninguna obviedad: A principios de los 90, David Card, uno de los economistas más reconocidos y productivos en economía laboral, publicó un trabajo en una de las revistas de Economía más prestigiosas del mundo. En él demostraba empíricamente que en un episodio importante de aumento del salario mínimo en EEUU no había sido afectado el empleo. El artículo ha sido largamente rebatido y discutido. Hasta la fecha, no hay conclusiones únicas sobre el tema. Card, en una entrevista, afirmó que mirando en retrospectiva él piensa que aumentos moderados del salario mínimo afectarán poco el empleo. Probablemente, la senadora no tendría el descaro de mirar a los ojos a David Card y decirle que no sabe nada de economía. La senadora Matthei no permite opinar a las personas que no han llegado al primer curso de economía. En este caso, ella debería haber intentado pasar del primero y revisar que en muchas ocasiones los estudios empíricos pueden contradecir o matizar lo que dicen las teorías básicas.

Tercero, entregar opciones: Ningún economista puede -a veces lo logran- censurar las posibilidades de la sociedad para discutir. Aún si aumentar el salario mínimo genera desempleo, la sociedad tiene derecho a discutir de forma informada entre ambas opciones. Quizás la gente quiera que se aumente el salario mínimo y se tomen al mismo tiempo medidas para paliar el desempleo. Eso debe ser presentado como una opción. Los economistas, como la Senadora Matthei pueden también tener ideas políticas, por supuesto, y pueden recomendar alguna de las opciones, basados en sus valores, pero dejando abierta la discusión de las demás. El trabajo del economista es ayudar a la sociedad a decidir entre todas sus múltiples posibilidades de manejar sus recursos. Para ello, su deber, al igual que el de los demás científicos, es mostrar los elementos de la realidad, las implicancias de nuestras opciones de política pública, de forma tan objetiva como sea posible.

La sociedad no se beneficia de iluminados que esconden parte de la verdad. Esto sólo puede volvernos una sociedad menos democrática, en la que no se pueden discutir todas las posibilidades, pues éstas son vetadas por ideologías políticas, disfrazadas de tecnicismos. Esta práctica no sólo daña a la sociedad, sino que perjudica la misma credibilidad y respeto de los técnicos serios. A nosotros nos bastaría que los economistas (o proyectos de economistas, como nosotros) fuéramos reconocidos como algunos más entre todos lo que intentan hacer que nuestro país sea un lugar mejor para todos, no es necesario que crean que somos profetas. Eso dejémoslo para el horóscopo, que tal como lo hizo la Senadora intenta predecir el futuro sin ningún soporte empírico.

Andrés Hojman. Miembro del Senado de la Universidad de Chile. Movimiento Nueva Izquierda.

Nicolás Grau. Presidente de la FECH 2006. Movimiento Nueva Izquierda.

20 Comments:

Anónimo said...

Yo Diego Yáñez Cubillos quería felicitarte por tu espacio

A tema puntual que nos convoca: ¡No hable! Usted no sabe economía

Yo encuentro que los dichos efectuados por el obispo fue solo una sugerencia, que de las ganancias que tuvieran las empresas, ellos por su propia voluntad otorgaran una parte a sus trabajadores y así se podría aumentar sustancialmente el sueldo mínimo de los trabajadores de Chile. En los dichos emitidos por la senadora Matthei “que no se podría realizar este aumento de los sueldos porque las posibilidades de hallar un trabajo sería más difícil”. Yo te encuentro toda la razón, porque no resulta aceptable que existan empresas con amplios ingresos capaces de pagar mejores sueldos que tenga a sus trabajadores en misérrimas condiciones laborales.


Por su atención, muchas gracias.

Anónimo said...

A mi me parece mas bien sospechoso y tiendo a pensar que lo que hay es un intento de convencer a aquellos que no han visitado libros de economía básica con unas supuestas leyes irrefutables. Ni siquiera es necesario acudir a Card para tener ejemplos de opiniones encontradas
en torno a fijar salarios, en particular el mínimo. Una revisión de, por ejemplo, publicaciones académicas chilenas asoman muy ilustrativas. Y al final, parece que estas modalidades de economías basadas en una aparente 'libertad' sólo permitirían la prosperidad de unos cuántos, entre ellos por cierto, la señora Matthei. Si la blonda recibiera esos ingresos, que ella sostiene son suficientemente altos, ¿cuál sería su postura?. Cuando el problema económico abandona las aulas, la realidad del día a día es con frecuencia incompatible a ratos con lo sostenido por estos exégetas de Smith, Friedman o Hayek.

Familia Lineros Vergara said...

Hola Marcel.
Desde mis convicciones -de cuño anabautista- estoy enseñando en la iglesia en la cual ejerzo el pastorado lo urgente de alzar la voz desde la Teología de la Misión Integral, para procurar el desarrollo humano mirando el modelo del carácter de Cristo como fin de la perfecta humanidad, y enfrentando a las necesidades humanas como una oportunidad de servicio, de cara a la cruz de Cristo.

Gracias por invitarnos a pensar.
Espero conocerlo pronto en el encuentro de Discusión Social en Quillota para octubre próximo (invitado por Javier León).

M.Angel Lineros
Pastor Bautista
Bachiller en Teología
Profesor de Religión

triplege said...

No soy economista, pero pienso que es posible que en algunas situaciones significativamente riesgosas como una recesión, una guerra o un desastre natural se deban tomar medidas proteccionista que protejan a un país de malgastar sus bienes, pero no es este el caso de nuestro país en que la bonanza de la que tanto se habla sólo ha beneficiado a los grandes empresarios, ni siquiera a las PYMES. Lo menos que puede hacer un empresario exitoso es que parte de esa suntuosa ganancia la reparta con quienes le han ayudado a alcanzar esa meta, de lo contrario que pague impuestos en relación a lo que gana. Eso también es ético.

Anónimo said...

Definitivamente la sra. Matthei tiene graves problemas epistemol�gicos en lo que conoce de econom�a. Si bien no soy economista sino cientista social creo que todos entendemos que no existen absolutos en las ciencias humanas, sin necesidad de leer foucault o habermas para entender ello, pues bien, la derecha econ�mica como siempre resguardando sus bienes "tira la pelota" a la academia y a las leyes de la verdad de friedman; de ah� la importancia de una vez por todas de efectuar el sinceramiento pedag�gico no solo en las aulas universitarias, sino por sobre todo en los liceo y colegios de nuestro pa�s, para que las clases medias -las m�s ingenuas del pa�s- dejen de tragar el discurso centro derechista de la concertaci�n y en especial de esta se�ora, que con tanta pintura de pelo creo que perdi� la cordura. Un abrazo Marcel, te invitamos a participar o hacer link con nuestro movimiento de acci�n pedag�gica y a todos quienes quieran incorporarse, lo conformamos todo el grupo de especialistas sin columna en las revistas de historia "oficiales" u otras de nuestro dominado pa�s.
Gracias.

arosteguy@hotmail.com

Valentin said...

Estimado Marcel

No esta bien esto de comentar dichos y que perdamos 1 o mas semanas en comentarios que llevan a ninguna parte, creo q por tu profesion podrias enfocarte un poco mas en el fondo. Este tema es muy importante para 3/5 de los chilenos, y en tu calidad de economista, podrias buscar formas de solucion.

Joan Sotomayor said...

marcel: soy antropologo social trabajo en el valle del Itata, con el conflito contra la empresa Celco Nueva aldea, quisiera contactarte y poder conversar contigo. ¿como lo hago?
mira mi blog http://joansotomayor.blogspot.com
espero te intereses

Anónimo said...

Estoy triste por esta sociedad en que los hombres y mujeres solo valen por los diplomas que tienen. Es cierto que no existen diplomas para valorar la honestidad, la ética, el amor hacia los otros, la solidaridad... Seria interesante saber de cuantos diplomas disponía Jesús o Buda. Gandhi no hizo referencia a sus diplomas cuando resistió en forma tan admirable contra los ingleses.
Mucha gente en Chile no tiene diplomas. De allí el desprecio de muchos hacia el pueblo. Chile necesita un Gandhi para que todos aquellos que usan el transantiago no vayan a trabajar!!!

Ideasingracia said...

Señor Marcel, vengo siguiendo su trabajo hace algún tiempo, y realmente encuentro que tiene bases muy sólidas para plantear y tomar temas complejos que tienen una relación directa con el área que usted domina.
Además debo felicitarlo por la gestión de su programa Ironías políticas, que me pareció excelente y también es una representación ideal del buen aprovechamiento de estos espacios.
Con respecto a la señora Matthei, no creo que exista una respuesta negativa a lo que acabo de leer, pues según mis escasos conocimientos que tengo de economía, esta disciplina se basa en supuestos, y además contiene un gran número de variantes, por lo tanto como se menciona en el texto, es imposible determinar lo que se pueda realizar o no.
Creo que es totalmente necesario tener sueldos dignos que estén acorde al trabajo que se está realizando, basta de abusos y mentiras, y comisiones fantasmas que pretender llegar a la equidad social.
Creo definitivamente que no debemos cruzarnos de brazos y hay que hacer algo al respecto.
Saludos

mens_Oculus said...

Primeramente, felicitaciones por todo tu trabajo, no hay palabras para describir el gigantesco aporte que ha significado en la economia politica de nuestro pais.
Lei hace unas semanas (con algo de retraso), en El Periodista, una corta entrevista que te hicieron, la cual me lleno de optimismo al saber que estabas dispuesto a realizar funciones concretas para cambiar las desorbitantes irracionalidades economicas de los ultimos 5 gobiernos. Espero que en un futuro no muy lejano aquello pueda volverse realidad.
Por ultimo, hace casi un mes no que no he visto columnas tuyas ni novedades en tu blog y fotolog; se echa bastante de menos. Espero leer pronto algo tuyo.

Saludos y gracias.

*Disculpa la falta de acentos, mi teclado esta malo

Mauricio Muñoz Díaz said...

Marcel, me habia acostumbrado a leer cosas tuyas en tu blog...que paso?? por que no lo has actualizado??

patty said...

y ke pasa con las ironias políticas????

Hugo Henríquez said...

No tengo idea de economía, es más, recién me estan pasando un ramo en la U, pero se nota que es economía básica. En fin. La ¨honorable¨ Senadora Matthei es una completa fascista, no me extrañan sus dichos, ella es como es, con sus fundamentos políticos y filosóficos bastante claros, ella no cambiará de parecer aunque le demuestren una y mil veces empíricamente que esta profundamente equivocada. Lo que tampoco me extraña es esta parada reformista que tienen hoy los curas para solucionar los problemas, con el fin de evitar rebentones sociales, me parece una juagada bastante sucia, pero no por eso menos inteligente. Claro, quieren evitar rebentones sociales para evitar una revolución social que termine en la anarquia y el desorden, cosas que los curitas tanto desprecian. Si pretendemos la equidad social no debemos ni podemos quedarnos en un simple sueldo ético, debemos cambiarlo TODO, partiendo por el modelo económico y la constitución.
Total a los curas no les importan los pobres, ellos no quieren saber de economía ni politicas públicas, ellos tienen a Dios.

Motita said...

No deje de escribir... digo, acá.

MCS

dutcho said...

en el establecimiento de un asentamiento podemos reconocer un proceso que determina el mantenimiento permanente de un nivel de calidad de vida al mismo tiempo reconocemos tambien un proceso que permite regular las posibilidades de incorporar el cambio planificado en la dinamica del desarrollo de la organizacion de la relacion de las actividades en su propia estructura punto central de ese proceso regulador es la intensivizacion de la productividad o sea la inversion de mas recursos por unidad de tiempo y espacio como respuesta a la constante amenaza a la estandarizacion que se ha logrado hasta un momento cualquiera de el proceso anteriormente definido y si no se han implementado al mismo tiempo innovaciones tecnologicas de por medio la intensivizacion resultara en agotamiento de los recursos porque tarde o temprano se hace uso de aquellos recursos de reserva que son de dificil acceso menos confiables o de bajo rendimiento que tienen que trabajarse intensivamente esta menor capacidad de logro inmediato nos exige un mayor esfuerzo y una mayor inversion con lo que termina por resultar nuevamente una amenaza a la estandarizacion ya lograda y cada uno da y recibe menos mientras tanto tambien los recursos de reserva se agotan y se dañan en su ecologia de una manera tal que se vuelven irrecuperables para el proceso productivo en general por lo tanto tambien para el proceso que determina el mantenimiento permanente de un nivel de calidad de vida y para el proceso que permite regular las posibilidades de incorporar el cambio en la dinamica del desarrollo de la organizacion de la relacion de las actividades lo que seria con esto la ley de todas las calamidades.

Claudio Miranda said...

Muy Bien.

fabian Mendéz said...

Exelente.

AKS said...

Actualiza, Marcel!

dutcho said...

... si actualiza; ya lei la tercera en algun otro lado y eso que no estoy adicto (todavia)

dutcho@web.nl
dutchoblog

mens_Oculus said...

me sumo a la peticion... actualiza por favor!