viernes, enero 04, 2008

Déficit Fiscal en el Transantiago


(Publicado en Diario Estrategia 04/01/2008)

Esta semana el Gobierno decidió “pedir un crédito” al Banco del Estado para financiar el déficit del Transantiago. Este mecanismo fue justificado por el Ministro de Hacienda, Andrés Velasco, como un crédito de la banca al sector privado y que, bajo ningún aspecto habría que considerarlo como un auto-préstamo.

Lo que el ministro ha demostrado exclusivamente, es que así como hay distintas miradas y puntos de vista para todas las cosas, también hay distintas formas de explicar operaciones económicas que gozan del prestigio inapelable de la objetividad. Lo que no dice el ministro es que una cosa es explicar objetivamente las cosas y otra es darle una justificación racional a un absurdo económico como es el Transantiago. Me refiero a que es un gasto que crece exponencialmente –cada día es más grande el déficit y ni siquiera el ministro sabe a cuanto asciende- para un servicio que si mejora, lo hace minimamente.

Más curiosa resulta la gigantesca contradicción entre la obsesión por el equilibrio fiscal del ministro de hacienda y este derroche insano del Transantiago. Cuando se trata de financiar la educación o la salud pública, así como el reajuste del salario mínimo, el criterio es draconiano e inapelable: prudencia en la administración fiscal. Pero, cuando se trata del trágico transporte público operado por privados, los equilibrios fiscales no están ni por de cerca en la mente de las autoridades.

Se nos dice que es para responder a las necesidades de la gente y resolver los problemas del transporte que tanta indignidad han traído, pero, la razón fundamental que ha causado tantos sinsabores a los ciudadanos, es que el sistema nunca fue pensado para servir el interés público sino más bien, el interés privado. Lo más grave: parte importante de los fondos y créditos fiscales para financiar el déficit del Transantiago, tienen como destino las utilidades de los operadores.

Queda demostrado entonces que las obsesiones por el equilibrio fiscal son exclusivamente argumentos para facilitar la consecución del interés privado y nada más. Cuando los déficit son para aumentar el salario mínimo o mejorar la educación, está mal porque fortalecen el ámbito de lo público, de la democracia, de la justicia social. Pero, cuando sirven el interés privado, no se repara en gastos porque no implica más funcionarios públicos ni ciudadanos más educados, sino únicamente, más rentabilidad para los negocios privados.

Marcel Claude, Economista.

4 Comments:

hernán muñoz said...

Sr. Claude: Lo que aquí se denuncia viene a ser una guinda mas de la podrida torta que nos venimos comiendo los chilenos hace tres décadas.
El punto es cómo cambiamos el estado actual de cosas que ya no resiste un segundo mas. Claro, frente a la desinformación sistemática, el pavor a manifestarse (para que a uno no le pase lo del obrero forestal o lo del joven mapuche masacrados por la policía) y la persecución institucionalizada de todo grupo de personas que pretenda organizarse, aquí sigue reinando aquello de "divide para gobernar (¿o debería escribir esclavizar?)" que con tanto éxito aplica la concertación siguiendo el patrón pinochetista.
Creo que ayudaría mucho si un grupo de personalidades preparadas e intachables en lo público (pienso en el juez Juan Guzmán, el científico Humberto Maturana, el comunicador Patricio Bañados, usted mismo Sr. Claude, entre muchos otros) se uniera, no para formar partido político, sino que para sentar un referente claramente distinto frente al modelo oficial, las personas que advirtien que, así como vamos, vamos directo a un enorme conflicto social, tendríamos una voz que sería escuchada regularmente. Sería una voz con autoridad y argumentos poderosos que tendría que ser considerada, tarde o temprano, por toda la ciudadanía.
Separados, con miedo y mandando mails entre nosotros pienso que no llegamos a ningún lado.
Gracias por el blogg.
Hernán Muñoz

el tallarinista-cervecerista said...

coincido plenamente con el comentarista anterior ..¿porque no hacer un referente e influenciar en uestra cada vez mas dividida y patetica izquierda?

Ricardo said...

Comparto el analisis que Ud. realiza. Vivimos la obsesion del orden fiscal desde hace mas de 3 décadas. La gente vive en y con la miseria de todos los dias. A esa miseria los chilenos se han adaptado, con el apoyo de los medios comunicacionales, que les ha convencido que son capaces de arreglarselas con ingenio! Una competencia de baja intensidad, avivada por el lenguaje médiatico y su parafernalia. Yo no creo que basta con formar un nuevo referente sin antes hacer una lectura de como viven, piensan y actuan los chilenos. Los mismos que viven la crueldad del transantiago o los salarios de miseria. Es necesario apelar a un analisis cientifico para develar los aspectos escondidos de la vida de nuestra gente, antes de eso, cualquier referente esta destinado a ser comparsa electoral o solo un adorno en el sistema.

Anónimo said...

profesor claude ojala algun dia se una la verdadera izquierda y lapso determinado atravez del pais ir informando a la gente atravez de los mov. sociales y gremiales como dispertar de este letargo por que sin un pueblo consientisado ningun projecto progresista resultara y unir al pueblo atravez de la informacion hasta el momento la gente ha sido muy decepcionante pero quien sabe? ojala logre ud. crear un mov. poderoso alternativo
para que la gente se le acabe la estupides o analfabetismo politico agudo uniendose si es posible con el partido politico mapuche que se creo no hace mucho .

lo mejor profesor suerte
mauricio.